El Récord

 

El récord consiste en conducir la mayor distancia, de manera continuada, dentro de un mismo país, empleando un coche 100% eléctrico y que sea de fabricación en serie.

Formalmente y en lo que concierne a la organización GWR (Guinness World Records), el récord es el siguiente: “Longest continuous journey by production electric car in a single country

En la práctica, realizaré un viaje, en el que visitaré las 52 provincias españolas, empleando un coche de propulsión exclusivamente eléctrica, recorriendo una distancia aproximada de 6.000 kilómetros.

Para recargar el vehículo, solamente contaré con los cargadores de coche que encuentre a lo largo del camino, por lo que la ruta deberá planificarse cuidadosamente.

Contando con los tiempos de recarga, esta aventura durará aproximadamente 30 días.

 

Algunas preguntas que te estarás haciendo:

 

¿Cuántos km hay que recorrer para batir el récord existente?

 

Este récord está actualmente huérfano, por tratarse de una categoría nueva; no hay un récord preexistente que haya que batir. Esto quiere decir que, si consigo terminar la ruta ateniéndome a las condiciones impuestas por GWR, la distancia recorrida será considerada automáticamente como un récord.

 

¿De manera continuada? ¿Hay que conducir 24h? ¿No se puede parar?

 

De manera continuada quiere decir que, aunque por supuesto se pueden hacer descansos, la ruta debe proseguir siempre desde el mismo punto en el que fue interrumpida. No se trata de recorrer kilómetros de manera arbitraria en diferentes partes de España; se trata de realizar una ruta que tenga continuidad.

 

¿En un coche de serie?

 

Sí, el coche no puede ser un prototipo, sino que debe ser de fabricación en serie, como el que cualquiera puede comprar en un concesionario. No se le pueden realizar modificaciones al vehículo que mejoren su rendimiento o que incrementen la capacidad de sus baterías.

 

¿Y todo esto, por qué? ¿Para qué?

 

Éstas son algunas de las razones:

 

  • Para demostrar que el coche eléctrico es una alternativa más que viable a los vehículos convencionales de gasolina y diésel.
  • Para ilustrar que se puede viajar sin contaminar, sin ruido y con un mínimo impacto sobre el medioambiente y el entorno que nos rodea.
  • Para comprobar de primera mano cuál es el estado de la red de puntos de recarga en todo el territorio nacional.
  • Para recaudar fondos que se destinarán a la investigación contra el cáncer.